Fernández insulta a opositores al mejor estilo del dictador fallecido Hugo Chávez

Por Dayana López
Juntos por el Cambio rechazó el nuevo decreto de restricciones que propuso el mandatario socialista, ya que lo considera como una estrategia sanitaria repetitiva y fracasada

El presidente socialista de Argentina, Alberto Fernández, insultó esta semana a opositores al mejor estilo del dictador fallecido Hugo Chávez. El mandatario se refirió a sus adversos que rechazaron las nuevas medidas de confinamiento como «imbéciles profundos y muy malas personas».

«Ayer leí a un imbécil que me llamaba dictador. ¿Cuál es la dictadura que estoy ejerciendo, cuidar a la gente? Escuché a otros imbéciles que dijeron que los contagios son una solución política…  ¿Alguien piensa que el que gobierna un país gana haciendo política con la cantidad de contagiados? Hay que ser un imbécil profundo para decir esas cosas o una muy mala persona”, expresó.

Fernández indicó que la actividad económica está funcionando con normalidad a pesar del nuevo decreto que impedirá la movilidad social y que entrará en vigor a partir de este 9 de abril.

“No hemos detectado contagios en fábricas, los protocolos se han cumplido y han funcionado”, aseguró.

El miércoles la alianza opositora Juntos por el Cambio rechazó el nuevo decreto, ya que considera que las restricciones excesivas son una estrategia sanitaria repetitiva y fracasada, ya que el país alcanzó un nuevo récord de 20.000 contagios diarios.

Ante una llamada cuarentena eterna, la oposición defendió la vuelta a la normalidad que consiste garantizar el derecho a la educación, el trabajo y el ejercicio de las libertades fundamentales.

Juntos por el Cambio consideró inoportuno el debate que planteó el gobierno socialista respecto a la fecha de realización de las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO).

Por ello, la alianza exhortó a los seguidores de Fernández a tratar de solucionar la crisis sanitaria que vive el país suramericano por la pandemia y que ha generado un aumento en la pobreza, inseguridad, falta de empleo y la caída de la economía.

Argentina suma más de 56.000 los fallecidos y más 2.5 millones de  contagiados desde el inicio de la pandemia.

TE PODRÍA INTERESAR