El FBI en Colombia investiga atentado con carro bomba contra Batallón del Ejército

Los agentes estadounidenses se han dividido en dos grupos: uno trabajará en Bogotá y otro en Cúcuta
12 agentes del FBI están en Cúcuta investigando atentado contra carro bomba

Funcionarios del FBI estadounidense se encuentran en Colombia investigando el atentado con carro bomba contra el Batallón del Ejército 30 de Cúcuta, donde se encontraban soldados del Comando Sur que colaboran en labores de inteligencia contra la narcoguerrilla.

Los agentes americanos se han dividido en dos grupos: uno trabajará en Bogotá y otro en Cúcuta.

El que se encuentra en Cúcuta estará en investigación de campo y apoyo en labores de inteligencia, mientras que el equipo comisionado a Bogotá se centrará en el análisis de las evidencias recolectadas hasta ahora por las autoridades colombianas.

La totalidad superaría la docena de funcionarios enviados por el gobierno de Joe Biden para precisar cuál fue el grupo terrorista que ejecutó el atentado, quiénes le conforman, dónde operan, modus operandi, aciones planificadas y las conexiones internacionales que tendrían, pues se sospecha que la persona pudo haber entrado o salido por las trochas en la frontera con Venezuela.

Los agentes estadounidenses habilitados para este caso, dentro de los que hay expertos en distintas disciplinas, en el pasado han estado destacados en investigaciones especiales en Afganistán y Centroamérica.

Aunque el Ejército de Liberación Nacional (ELN) ha negado su responsabilidad en este atentado, investigadores colombianos apuntan hacia ese grupo guerrillero.

El atentado contra la Brigada 30 de Ejército fue ejecutada la tarde del pasado lunes 15 de junio, cuando hicieron estallar una camioneta Toyota con unos 30 kilos de pentrita -un explosivo más potente que la dinamita o la pólvora-, divididos doble carga, que dejó medio centenar de personas heridas, entre ellos 12 soldados del Comando Sur que se encontraban en el lugar al momento de la explosión.

Hasta ahora hay videos que revelan quién fue la persona que llevó la camioneta hasta las instalaciones militares, en las que no se siguieron las normas de seguridad respectivas en la garita de la entrada.

Tras el atentado, las autoridades colombianas se mantienen alerta ante la posibilidad de que el grupo terrorista esté planificando atacar otros blancos y revivir así la nefasta y sangrienta época que vivió en Colombia de atentados guerrilleros con bombas en diversos puntos de gran afluencia ciudadana.