Crece repudio contra Evo Morales tras detención de Jeanine Áñez

El líder del MAS quiso perpetrarse en el poder por tercera vez, pero los bolivianos no lo permitieron
El líder del MAS quiso perpetrarse en el poder por tercera vez, pero los bolivianos no lo permitieron

Crece el repudio en Bolivia contra el exmandatario socialista Evo Morales tras la detención y acusación a Jeanine Áñez, expresidente interina, de haber participado en 2019 en un supuesto golpe de Estado contra el líder cocalero, quien en ese momento renunció a su cargo y huyó del país.

La situación de tensión generada con el encarcelamiento a Áñez ha llevado a los bolivianos a protagonizar varios hechos de rechazo contra Morales, quien ahora se muestra víctima de un supuesto complot para derrocarlo en 2019, versión que sostiene soslayando que organizaciones internacionales encontraron en ese momento muestras de irregularidades en las elecciones, ante lo que Morales no quiso responder a la justicia.

El nivel de repudio quedó demostrado cuando el exmandatario visitó la ciudad de Monteagudo, departamento de Chuquisaca, durante la tarde de este jueves 18 de marzo.

La presencia de Morales en el aeropuerto de la ciudad generó reacciones negativas por parte de los residentes, quienes aprovecharon la oportunidad para lanzarle huevos y gritarle en su cara “cobarde”.

Medios locales reseñaron que el grupo de personas intentó impedir el paso de la caravana donde se trasladaba el líder del Movimiento Al Socialismo (MAS).

Los residentes de Monteagudo portaban pancartas y lo acusaban de “pedófilo” y “violador”; esto en referencia a unas denuncias por supuesto abuso sexual, trata y tráfico de personas realizadas el año pasado.

La visita del expresidente a Monteagudo formó parte de las actividades de su partido de cara a la segunda vuelta de los comicios para elegir al gobernador de Chuquisaca.

Rechazos constantes

La presencia de Morales en lugares públicos ha generado un repudio colectivo. El pasado 14 de marzo, el líder del MAS también fue abucheado por los pasajeros de un avión de la aerolínea Boliviana de Aviación (BOA), con la ruta nacional Tarija-Cochabamba.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por 365 (@notivision365)

De acuerdo con información de medios locales y fuentes oficiales, los pasajeros le gritaban a Morales: “fuera, maleante; pedófilo; Bolivia no es tuya”.

Un caso insólito de olvido de la realidad

Evo Morales, quien gobernó Bolivia durante unos 14 años, quiso perpetrarse en el poder por tercera vez. Pero la mayoría de los bolivianos no se lo permitió, por lo que en medio de una profunda crisis social y política por su polémica reelección renunció.

La vicepresidenta del Senado en aquel entonces, Jeanine Áñez, opositora de Morales, asumió el mando por sucesión constitucional, ya que Adriana Salvatierra, quien se desempeñaba como presidenta del parlamento boliviano, dimitió.

Aunque está claro que fue un proceso constitucional, luego que los socialistas han regresado al poder, bajo la figura de Luis Arce, dictaron una orden de aprehensión contra Áñez, a quien ahora acusan de “sedición, terrorismo y conspiración”.

Las acusaciones resultan insólitas después de que hasta el propio presidente boliviano en el pasado reconociera que ella era presidente constitucional.

La medida generó protestas y rechazo en esa nación. La oposición rechazó las acusaciones y calificaron la detención contra la exmandataria como una “persecución política”.