España compró en secreto sede de embajada en Caracas por 10 millones de euros

Gobierno de España adquirió en secreto nueva sede de embajada en Caracas por unos 10 millones de euros

Según especialistas, el precio del inmueble está por encima del valor del mercado inmobiliario para el año de su adquisición en 2018
En la antigua sede del BNC se alza la nueva Embajada de España
El gobierno de Pedro Sánchez está invirtiendo unos 10 millones de euros en la nueva sede de la Embajada de España en Caracas. El cuantioso precio ha sido calificado como desmedido por especialistas inmobiliarios, quienes también han detectado inconsistencias con relación a su precio de compra y el valor de mercado.
.
La opacidad del proceso de adquisición del inmueble, catalogado como secreto, es otro elemento que tiende a enturbiar una necesaria unificación de los diferentes organismos españoles en una sola sede.
Según especialistas, el precio del inmueble está por encima del valor del mercado inmobiliario para el año de su adquisición en 2018, con una moneda en fuerte depreciación.

Un secreto tan grande como un edificio

El procedimiento para la adquisición de un inmueble de tal importancia debió ser claro y transparente, sin embargo así no se hizo. A tal punto que dos años después es que se conoce esta operación realizada en 2018 y es el pasado 9 de diciembre de 2020 cuando el Consejo de Ministros de España aprueba una partida adicional de 396.564 euros para completar las obras de remodelación del inmueble.

Fue solo en ese punto cuando el Ejecutivo aprovechó el hecho público para explicar a qué iba destinado ese dinero.

Hasta ese momento ni el Ministerio de Asuntos Exteriores (AA.EE.), ni la delegación diplomática en Caracas, habían dicho nada, pero sí tramitaron y aprobaron en secreto mediante un expediente reservado y sin publicidad, el proceso que a su vez tampoco apareció en el Boletín Oficial del Estado (BOE) como lo dicta la ley, sino meses después.

Todo este entramado de ocultamientos resulta realmente sorprendente, toda vez que una medida de este tipo solo puede eludir su transparencia en caso de medidas extraordinarias, apelando a razones «seguridad nacional» o emergencia.

Los mandos de la Policía Nacional que custodiaban la embajada y la residencia del embajador elaboraron un informe en el que indicaban que no podían garantizar la seguridad de todos los servicios diplomáticos de España, debido a que se encuentran dispersados por distintos puntos de la ciudad», sostuvo el embajador de Venezuela para ese entonces.

El ex embajador acepta que hubo premura en el proceso y había que acelerarlo todo antes del cierre de 2018, ya que contaban con un remanente en el presupuesto del Ministerio de Asuntos Exteriores: «El personal de la Embajada visitó 30 edificios, de los cuales hicimos una selección de los 10 más adecuados, que luego se redujo a cinco, casi todos procedentes de la banca. Entonces el Banco Nacional de Crédito (BNC) nos ofreció la posibilidad de comprar su antigua sede de Altamira».

De 9 millones a 6 millones de euros

En una investigación inmobiliaria realizada en Caracas y Madrid para aclarar algunos de los aspectos más controvertidos del proceso de compra, se encontraron los siguientes datos:

La compra de edificio fue ejecutada por el entonces embajador de España, Jesús Silva, el 17 de diciembre de 2018 tras acordar el precio de 6 millones de euros.

A partir de ese momento comenzó la cuenta regresiva para el traslado de la Embajada a laTorre BNC”, para ese momento la sede principal del Banco Nacional de Crédito (BNC)-Banco Universal, una importante entidad financiera de Venezuela. El inmueble pasaría a denominarse «Edificio España«.

El objetivo del Ministerio de Asuntos Exteriores es unificar en este inmueble todas las sedes de la representación diplomática de España en Caracas, que actualmente están atomizadas en distintos sectores de la ciudad: Cancillería, Consulado General, Consejería de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Oficina Comercial y otras agregadurías.

Un edificio adquirido en secreto que ya es público

Este edificio adquirido en secreto por el Ministerio de Asuntos Exteriores para la nueva Embajada se encuentra en la Cuarta Avenida de la Urbanización Altamira, en el municipio de Chacao, en el este de Caracas. Esta zona está catalogada como el centro financiero de la capital, ya que en él se encuentran las principales empresas, embajadas y edificaciones.

El cuanto a su estructura, el inmueble tiene cuatro plantas de 562,70 metros cuadrados de superficie cada una, tres sótanos, sobre una parcela de 1.875 metros cuadrados.

En la escritura de compra del inmueble, se estableció un precio de 2.050 millones de bolívares, equivalente a 6 millones de euros según la cotización oficial fijada por el Banco Central de Venezuela el 12 de diciembre de 2018 (en aquel momento un euro equivalía a 341,68 bolívares). Una cifra redonda de seis millones de euros que demuestra que, al margen de cualquier tasación, se pactó con el vendedor por el edificio, tal y como lo manifestó el ex embajador Silva.

¿Cuánto cuesta una Embajada?

Según un informe de la Cámara Inmobiliaria de Venezuela, el precio medio del metro cuadrado construido en la Urbanización de Altamira era de 1.200 dólares en el último trimestre de 2018 (equivalente a 1.052 euros, según la cotización oficial de diciembre de 2018).

El inmueble suma una superficie de 2.250 metros cuadrados (sus tres sótanos, no computan a estos efectos), por lo que su precio de mercado en aquella fecha rondaba los 2.367.851 euros.

Aun así, la Torre BNC difícilmente supera un valor de mercado de 3 millones de euros, en un contexto de severa crisis económica como la que atravesaba Venezuela en 2018 que hundió su mercado inmobiliario. Por tanto, el Ministerio de Asuntos Exteriores pagó un sobrecoste de varios millones al adquirir el inmueble.

Fuentes del sector inmobiliario venezolano consultadas coinciden en calificar de “excesivo” el precio de 6 millones de euros pactado entre el Gobierno español y los vendedores, en comparación con otros edificios de similares características ubicados en la zona de Altamira.

Sin embargo, fuentes oficiales del Ministerio han indicado que la compra se realizó cumpliendo «los procedimientos de adquisición de cualquier clase de bienes están establecidos en la Ley 33/2003, de 3 de noviembre, del Patrimonio de las Administraciones Públicas».

Según el informe de la Cámara Inmobiliaria de Venezuela, el precio de las edificaciones se ha desplomado un 75% en Caracas durante las dos últimas décadas, debido a la profunda crisis económica y social que atraviesa el país. Si en 2015 el precio del metro cuadrado construido en la zona financiera de Altamira oscilaba entre los 2.000 y los 2.500 dólares por metro cuadrado, en 2019 se había hundido hasta los 1.000 dólares. En el resto de la ciudad, el precio medio oscila actualmente entre los 350 y los 400 dólares por metro cuadrado.

Contradicciones diplomáticas

Fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores de España han manifestado que no es común que se recurra a un procedimiento secreto de emergencia para comprar y reformar la nueva Embajada en Caracas.

«No se ha hecho así, ni al contratar obras en las embajadas de zonas con un elevadísimo riesgo para nuestros diplomáticos, como Bagdad o Damasco«.

Una vez completada la remodelación y habilitación del inmueble, así como su subsecuente mudanza, sólo permanecerá en un edificio independiente la residencia del embajador situada en la Quinta de San Antonio, que adquirió renombre recientemente, ya que en ella se ocultó durante 18 meses el líder opositor Leopoldo López, hasta que logró huir a España.

Este hecho fue uno de los argumentos sostenidos para justificar el secreto de la operación de compra-venta del nuevo inmueble, el cual requiere de unos cuantos millones de euros más para su completa remodelación.

Este mismo incidente provocó la salida sin retorno del ex embajador Silva, quien espera su nueva asignación por parte de Pedro Sánchez.