El precio que deben pagar periodistas por contar la verdad en socialismo y comunismo

El trabajo periodístico en dictadura es solo para valientes

Por Dayana López
periodistas en socialismo y comunismo

Para un periodista con criterio informativo decir la verdad está por encima de cualquier ideología política. Por esto, son amenazados, perseguidos, encarcelados, torturados, asesinados y desaparecidos en países socialistas y regímenes dictatoriales como Cuba, Nicaragua y Venezuela.

El exterminio de la información veraz en estos países por parte de dictadores y presidentes comunistas y socialistas es señal de alarma para quienes defienden el derecho a la libertad de prensa, de información y de expresión.

El periodismo en dictadura venezolana

El deterioro de estos derechos fundamentales son evidentes en la dictadura de Venezuela, donde el tirano Nicolás Maduro no solo ha cerrado más de 100 medios de comunicación desde 2013, sino que agrede y levanta cargos a los profesionales de los medios sin pruebas.

El último caso de agresión en ese país se registró cuando el régimen dictó orden de aprehensión contra el periodista tachirense Obeysser Prada por supuestamente instigar al odio.

El asedio se dio luego de que el periodista difundiera una denuncia que afectó uno de los más cercanos colaboradores del régimen, Freddy Bernal. Según la denuncia que difundió Prada, el hijo del líder chavista, junto a uniformados, amenazó, golpeó y apuntó con armas y granadas a un comerciante y a un pediatra durante una discusión.

El Colegio Nacional de Periodistas venezolano reportó 355 agresiones contra periodistas y medios en 2020.

Ortega y su asedio contra los periodistas

El panorama en Nicaragua es tan gris y oscuro como el de Venezuela; sin embargo, Daniel Ortega ha recrudecido sus ataques a la prensa y a los periodistas en los últimos meses debido a que el próximo noviembre se celebrarán en ese país elecciones generales.

Y como todo un tirano, tiene su afán de ostentar el poder y cualquier obstáculo que lo aparte de su obsesión, es quitado de su camino al mejor estilo de su par venezolano.

En el país centroamericano, el exilio de periodistas es habitual. Los recientes reportes indicaron que el profesional de la comunicación Iván Olivares Bonilla, del medio Confidecial, decidió abandonar el país por temor a hacer encarcelado bajo acusaciones sin pruebas que lo tildan de difundir «noticias falsas».

Según un monitoreo del movimiento Periodistas y Comunicadores Independientes de Nicaragua (PCIN), en las últimas semanas, al menos 20  periodistas han abandonado el país.

Además, actualmente Ortega ha arrestado a tres periodistas, tres son investigados por presunto lavado de dinero y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) les otorgó a otros tres medidas cautelares al advertir que «están recibiendo amenazas, hostigamientos y vigilancia» por ejercer su labor.

A ello se le suma que más de 30 trabajadores de medios, entre reporteros y editores, han sido citados por la Fiscalía sandinista por presunto lavado de dinero, una causa abierta contra la extinta ONG que se encargaba de defender la libertad de expresión «Violeta Barrios de Chamorro».

Cabe resaltar que durante 2018, cuando se registró el estallido social contra políticas que conllevaban a los ciudadanos de ese país hundirse en la pobreza extrema,  Ángel Gahona, periodista y director del noticiero El Meridiano murió mientras hacía una transmisión en directo por Facebook acerca de los daños causados por las protestas.

Informar en la Cuba comunista

Las libertades en Cuba están coaccionadas desde hace más de 68 años cuando el castrismo llegó al poder.

Informar en la isla cubana comunista es todo un desafío para los periodistas, quienes arriesgan hasta sus vidas por tratar de mostrar el verdadero rostro de la Cuba castrista, aislada y pobre.

En las recientes protestas históricas en ese país, el régimen hizo lo imposible para que el mundo no viera el levantamiento de un pueblo cansado de vivir cabizbajo por más de medio siglo por temor a represalias.

Periodistas que se arriesgaron a mostrar la verdad fueron encarcelados y sometidos a vigilancia policial e intimidados por las autoridades.

El Instituto Cubano para la Libertad de Expresión y Prensa (ICLEP) señaló que al menos 47 periodistas han sido detenidos.

La policía de la dictadura confiscó computadoras y teléfonos, cortó el acceso a Internet y los puso bajo arresto domiciliar.

El precio que deben pagar periodistas por contar la verdad en socialismo y comunismo

La población cubana salió a las calles para reclamar la libertad de su país / Foto: BBC de Londres

Y es que precisamente Cuba y Venezuela están en la peor clasificación mundial sobre el informe de libertad de prensa que realizó recientemente Reporteros Sin Fronteras (RSF).

Otro ejemplo de cómo un líder socialista coacciona las libertades de prensa, información y expresión ya se puede observar en Perú. El presidente recién electo, Pedro Castillo, quien se define como un marxista radical, ya ha comenzado a sabotear la labor del periodista.

El Colegio de Periodistas de Lima (CPL) denunció las primeras acciones que ha emprendido el gobierno socialista, el cual decidió apartar al gremio en actos oficiales, en los cuales deben estar a metros de distancia, lo que los imposibilita de acceder a la información directa.

Hacer periodismo en socialismo y comunismo no es tarea fácil para quienes se encuentran escribiendo desde esta parte del mundo. El trabajo periodístico en dictadura es solo para valientes que sienten  pasión por su vocación, lo que les permite no dejarse intimidar por ninguna ideología que quiera arrancarle la verdad e informar.

 

TE PODRÍA INTERESAR