EEUU rechaza expresiones antisemitas de Erdogan

Estados Unidos rechazó las declaraciones despiadadas contra el pueblo judío por parte del presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, quien acusó a Israel de ser un “Estado terrorista” y calificó a sus ciudadanos de “asesinos”.

Las declaraciones de Erdogan, señaladas de ser antisemitas, fueron a propósito del enfrentamiento misilístico que estalló hace más de una semana a causa de los continuos ataques de grupos terroristas, como Hamás, ubicados en la Franja de Gaza, desde no han parado de lanzar de forma masiva sus cohetes contra los israelíes.

El Departamento de Estado de la nación estadounidense rechazó las expresiones del presidente turco y lo instó a evitar realizar comentarios que podían intensificar el conflicto, lo que generaría más muertos y heridos.

Hacemos un llamado a Turquía para que se una a Estados Unidos para trabajar para poner fin al conflicto”, dijo EEUU en un comunicado.

Las autoridades estadounidenses reiteraron que el lenguaje antisemita no debe existir, al tiempo que se comprometieron a la lucha contra este tipo de expresiones que demuestran hostilidad y prejuicio.

La ofensiva de Israel contra la ola de bombardeos desde Palestina, específicamente en Gaza, ha sido criticada por el presidente turco, quien demostró su total desprecio a EEUU, que apoya a las autoridades israelíes por su derecho a defenderse.

Ataques se intensifican

La violencia desatada por los terroristas en Palestina fue en apoyo hacia la comunidad árabe-israelí, quienes impidieron una marcha pacífica de los judíos el Día de Jerusalén que se celebró el 10 de mayo, ya que según sus tradiciones, los israelíes no pueden ingresar a lugares considerados sagrados por judíos y musulmanes, como la Explanada de las Mezquitas o Monte del Templo.

Hamás ha lanzado más de 3.200 cohetes desde que comenzaron los bombardeos, y gracias a los sistemas antimisiles que existen en Israel se ha podido evitar la aniquilación de su población.

La violencia dejaba hasta el martes, 217 muertos en la Franja de Gaza, según autoridades sanitarias locales que actúan bajo órdenes de Hamás y que no discriminan cuáles de esas muertes han sido causadas por Israel o cuáles por los misiles que lanzan desde territorio palestino, que fallan y caen en sus propios espacios matando a su propia gente; mientras que en Israel se registran más de 130 militantes muertos.