Aunque no ha habido un contacto directo de gobierno a gobierno, ya que la nueva administración de Washington ha sido cauta en ese sentido, conociendo el historial de supuestos diálogos propiciados por el régimen chavista para tomar ventajas políticas, funcionarios cercanos a Biden sí han estado conversando con Maduro y su círculo, según la agencia Bloomberg.

Entre ellos se encuentran el presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara, Gregory Meeks, el exgobernador de Nuevo México, Bill Richardson, y el director del Programa Mundial de Alimentos, David Beasley.

Por su parte, Cynthia Arnson, directora del Programa Latinoamericano del Wilson Center en Washington, señaló que el régimen ciertamente busca un alivio de las sanciones y la administración de Biden ha demostrado sentirse incómoda ante la severidad de algunas de las sanciones heredadas del gobierno de Trump.

Pero existe una profunda desconfianza en el concepto de negociaciones y la gente no está dispuesta a volver a quemarse en ausencia de evidencia real de concesiones políticas sobre el terreno”, destacó Arnson.

Contacto con Delcy y Jorge Rodríguez

La oficina de Richardson aceptó que ha estado en contacto regular con la vicepresidenta del régimen, Delcy Rodríguez, y el presidente de la Asamblea Nacional electa en 2020, Jorge Rodríguez. Específicamente han conversado sobre los ejecutivos de Citgo arrestados, así como de los dos exboinas verdes estadounidenses detenidos en Caracas.

Estos funcionarios se muestran optimistas en que el régimen de Maduro debería estar hablando muy pronto con la oposición venezolana para establecer elecciones libres, transparentes y justas.