EEUU pide liberar presos políticos venezolanos

Estados Unidos exigió al régimen de Nicolás Maduro levantar las inhabilitaciones políticas de los dirigentes opositores y sus partidos políticos para negociar una salida de la crisis que atraviesa Venezuela, a través de las elecciones libres.

Aunque Washington desconoce al gobierno del líder oficialista desde su reelección en 2018 por ser considerado fraudulento, estima que las elecciones regionales pautadas para el 21 de noviembre como una “oportunidad” para que se garanticen unas votaciones bajo los estándares democráticos internacionales.

“Las condiciones necesarias para unas elecciones libres y justas incluyen la liberación incondicional de todos los detenidos injustamente por motivos políticos, la independencia de los partidos políticos, la libertad de expresión, incluida la de los miembros de la prensa y el fin de los abusos contra los derechos humanos”, señaló un funcionario del gobierno de Joe Biden.

Agregó que solo siguiendo esos cambios se darían las condiciones correctas y necesarias para que los venezolanos puedan expresarse y elegir a sus líderes políticos por ellos mismos.

El Consejo Nacional Electoral (CNE) habilitó el 19 de junio a la opositora coalición Mesa de la Unidad Democrática para ser una de las tarjetas de los candidatos en las próximas elecciones, algo que se le había prohibido hace tres años bajo las órdenes de Maduro.

Sin embargo, Estados Unidos no está conforme con ello, debido a que a muchos partidos políticos se la ha negado la posibilidad de ser parte de estas elecciones.

Maduro y sus insólitas declaraciones

Ante las exigencias de EEUU, Nicolás Maduro, pidió a la administración Biden que no se metieran en los asuntos internos de Venezuela.

“Yo le digo a Estados Unidos y al mundo: No se metan en los asuntos internos de Venezuela, que nosotros no nos metemos en el desastre electoral que ustedes tuvieron”, dijo el mandatario en un acto con precandidatos del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

De manera insólita sostuvo que Venezuela tiene “el mejor sistema electoral, el más auditado y auditable del mundo”.