EEUU exige liberación de expresidente boliviana Jeanine Áñez

La exmandataria considera su detención como una persecución política en su contra
Además expresó su preocupación por un sistema legal en Bolivia politizado

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, exigió la liberación de la expresidente interina de Bolivia, Jeanine Áñez, y dos de sus exministros.

Calificó la detención de Áñez como un “comportamiento antidemocrático” al considerar que carece de legalidad el arresto de la líder opositora y demás funcionarios públicos.

Pedimos al Gobierno boliviano dejar claro su apoyo a la paz, la democracia y la reconciliación nacional, al liberar a los exfuncionarios detenidos mientras se desarrolla una investigación independiente y transparente sobre las preocupaciones sobre derechos humanos y debido proceso”, dice el comunicado firmado por el secretario de Estado, Antony Blinken.

Además expresó su preocupación por un sistema legal en Bolivia politizado y sostuvo que los arrestos vulneran el proceso democrático de las pasadas elecciones de octubre de 2020.

Estas detenciones están basadas en acusaciones no demostradas, por las aparentes violaciones de debido proceso en su ejecución y por la naturaleza profundamente politizada del trabajo fiscalizador del Gobierno boliviano.

Blinken aseguró que coincidía con la postura de la UE, Conferencia de Obispos Católicos de Bolivia y organizaciones de derechos humanos tanto bolivianas como internacionales que denunciaron las acciones del gobierno socialista contra Áñez.

Dos días antes del pronunciamiento de EEUU con respecto a la detención de la expresidenta, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, también exigió al gobierno socialista de Luis Arce la liberación de Áñez.

Consideró que el “sistema judicial boliviano no está en condiciones de brindar las mínimas garantías de juicio justo e imparcialidad”.