Duque ordena despliegue militar en Cali para detener vandalismo

Con los militares se triplica la fuerza pública que hay en la zona, con el objetivo de atender puntos neurálgicos de las protestas y acabar con los cierres de vías
Duque moviliza militares para detener vandalismo en Cali

El presidente colombiano, Iván Duque, ordenó un máximo despliegue de “asistencia militar” en la ciudad de Cali para tratar de poner fin a la ola de saqueos y actos vandálicos que elementos pro izquierda han desatado en medio de las acciones del llamado “Paro nacional” que desarrollan pequeños grupos desde hace un mes.

En un viaje sorpresa a la convulsionada ciudad, en la que este viernes murieron cuatro personas en medio de enfrentamientos entre los propios ciudadanos, el mandatario anunció la medida que empezará a regir desde esta noche.

“Vamos a actuar en defensa de todos los derechos (…) con las herramientas que no da la Constitución y la Ley”, sostuvo Duque, quien explicó que los militares reforzarán las labores de la policía, que se ha visto sobrepasada con los ataques de los manifestantes que han quemado varios centros policiales que servían para resguardar a las comunidades y han atacado instituciones y bienes públicos, aparte de arremeter contra funcionarios y contra los ciudadanos que se han mostrado en desacuerdo con las protestas.

Con los militares se triplica la fuerza pública que hay en la zona, con el objetivo de atender puntos neurálgicos de las protestas y buscar, detener y judicializar a los que han intervenido en actos vandálicos y delictivos.

Se ha previsto también que más de 7.000 hombres de la fuerza pública se encarguen de desbloquear las vías que son trancadas por los manifestantes contra la voluntad de los vecinos que necesitan salir de sus casas a trabajar o a sus actividades normales.

“No vamos a permitir más actos que entristezcan al pueblo colombiano”, aseveró el gobernante.

Duque lamentó los “hechos dolorosos” registrados este viernes en Cali cuando se llegó al punto de que los ciudadanos se enfrentaron a los manifestantes y terminaron registrándose cuatro muertos y tres heridos de bala.

Entre los fallecidos está un funcionario de la Fiscalía que trataba de pasar por una zona y habría sido detenido por los manifestantes para revisarle su documentación, al percatarse de sus credenciales, los manifestantes comenzaron a atacarle con piedras e insultos, lo que generó una situación de enfrentamiento en la que el funcionario sacó su arma y disparó contra la turba, lo que provocó dos muertos y dos heridos.

Al mismo tiempo, entre los manifestantes, según versiones señaladas en redes sociales, hubo quienes también dispararon para evitar que el funcionario pudiese huir de la zona, luego entre un amplio grupo le asesinaron a patadas y golpes con piedras y cascos de motos. Los videos de los hechos son escalofriantes. En las imágenes se puede ver la saña de los manifestantes, que no pararon hasta verlo morir.

Ese hecho conmocionó a Colombia que ya tiene un mes en medio de las protestas de grupos pro izquierda.

El despliegue militar ha sido hecho también ante el inminente enfrentamiento que se preveía entre los manifestantes y los ciudadanos que no están de acuerdo con el paro ni con que les cierren las calles y les impidan trabajar.

Desde la mañana del viernes se conoció que los vecinos de varios sectores estaban organizándose para impedir los bloqueos, así como para hacer frente a los vándalos que trataran de saquear sus propiedades.