Dictadura de Nicaragua ahora va contra la Iglesia católica

En un grosero e irracional mensaje, Rosario Murillo, vicepresidente y esposa del dictador Daniel Ortega, llamó a los sacerdotes “ridículos, ladrones y asesinos”
dictadura de Nicaragua ataca a la Iglesia católica

La dictadura de Nicaragua sigue con su cacería contra quienes se atreven a expresar sus ideas contrarias al régimen.

La vicepresidente nicaragüense sancionada por EEUU, Rosario Murillo, desató su odio esta vez contra la Iglesia católica en un desmesurado mensaje lleno de insultos y ofensas hacia los sacerdotes.

La funcionaria, que además es esposa de Daniel Ortega, llamó a los religiosos “ridículos, ladrones y asesinos acusándolos de recibir “recursos para la muerte”, que “piden para regar sangre entre la comunidad nicaragüense”.

Según las declaraciones irritables de la vicepresidente del régimen, los sacerdotes se reparten esos recursos “alegremente entre ellos y pretenden con vozarrones ridículos seguir instalando el odio en nuestra Nicaragua. ¡Vozarrones ridículos!”, manifestó.

Este mensaje lleno de insultos, que dejó entrever las intenciones de la dictadura de encarcelar a los sacerdotes, se da luego de que la Iglesia católica fijara su postura contra las detenciones arbitrarias de cuatro precandidatos presidenciales y siete líderes del sector político y de la sociedad civil.

Mientras la comunidad internacional rechaza las persecuciones políticas desatadas en los últimos días por parte del régimen nicaragüense, EEUU decidió dar un siguiente paso y sancionar a cuatro nicaragüenses, incluida la hija de la funcionaria, congelando sus cuentas en dólares y propiedades en territorio estadunidense.

Pero nada de esas acciones parecen afectar a Murillo, quien dijo sentirse “alegre” porque están llevando ante la justicia a los líderes opositores.