Dictadura cubana montó show para mostrar “apoyo” multitudinario a la revolución

Para el teatro que el dictador montó el el malecón de La Habana, donde hace una semana miles protestaban en su contra, preparó un discurso emocional, llamando al "amor"
Díaz Canel monta show para mostrar supuesto apoyo a la revolución

A casi una semana de que se desataran las masivas y espontáneas protestas ciudadanas contra el régimen comunista de Cuba, la dictadura de Miguel Díaz Canel realizó este sábado un evento multitudinario para mostrar la supuesta “reafirmación” del apoyo de los cubanos a la revolución que les sumió en la más cruenta dictadura que haya tenido el Continente americano.

El show montado por el régimen cubano empezó desde temprano en La Habana, ciudad a la que trasladaron desde la noche anterior de manera obligada a miles de personas bajo la amenaza de que perderían sus trabajos o cupos de estudio si se negaban a participar.

Los primeros manifestantes trasladados llegaron en la noche y amanecieron a la intemperie en el lugar. Los delegados del Comité de Defensa de la Revolución (CDR) se encargaban de pasar la lista para verificar que todos estuvieran y, muy importante, se mantuvieran en el lugar hasta que concluyera el espectáculo bufo de Díaz Canel.

Imagen

A los asistentes también les giraron instrucciones de que debían tomarse fotos y videos y compartirlos en sus redes sociales con mensajes claves preparados desde el laboratorio mediático de la dictadura que con esta acción tratar de confundir a los ciudadanos de otros países que el fin de semana pasado pudieron ver a través de las redes sociales las transmisiones de las protestas de los cubanos hartos de un régimen que durante 62 años les ha sumido en el hambre y la miseria, les ha pisoteado y reprimido, y les ha robado sus vidas, autonomía y libertad personal.

Las instrucciones a los cubanos

La narrativa de los mensajes deben estar centradas en estos 6 pilares de mensajes clave:

  1. No nos podemos dejar confundir.
  2. La revolución la defendieron los revolucionarios.
  3. Nomás bloqueo a Cuba.
  4. Eliminar bloqueo también es un virus.
  5. Abren el bloqueo sabemos que no lo hacen porque no tienen valor.
  6. Cuba no está sola.

Este es solo uno de los mensajes difundido este sábado en Twitter por una radio cubana que se plegó a las líneas comunicacionales bajadas desde el laboratorio de propaganda de la dictadura.

Mientras que las etiquetas para posicionar en redes sociales fueron siete:

  1. #La calles de los revolucionarios
  2. #PorCubaUnidosVenceremos
  3. #CubaRevoluciónSiempre
  4. #CubaPorLaVida
  5. #VivaCuba
  6. #PatriaoMuerteVenceremos
  7. #CubaVive

El malecón habanero fue el principal escenario elegido para el montaje teatral de los comunistas, que se aferran al poder y no escatiman en ejecutar cualquier tipo de macabro crimen con tal de seguir manteniendo el control en la empobrecida y destruida isla.

Desde hace varios días estaba activa la convocatoria, pero ayer arreciaron el llamado ante la posibilidad de que, por primera vez, hubiese quienes se negaran a asistir, impulsados por la rebeldía y las ansías de libertad de los cubanos que el pasado domingo salieron a las calles a protestar en más de 29 ciudades contra el régimen de Cuba, y sin que nadie les pagara ni les obligara ni tampoco les coaccionara.

En la calculada narrativa del discurso que le prepararon para el teatro de este sábado, el dictador Díaz Canel se enfocó en tratar de mostrar un talante emocional y conciliador. Llegó hasta el punto de sostener que Cuba no es un país de odio.

Lo dijo quien esta semana llamó a sus seguidores a salir a enfrentar al pueblo que protestaba, lo cual pudo haber generado un baño de sangre entre familias y hermanos si los cubanos hubiesen acato la irracional y macabra instrucción.

El discurso de Díaz Canel, que dio un giro radical al sostenido hace apenas unos días, también estuvo lleno de palabras como “amor” “paz” y “unidad”, contrastando con las imágenes difundidas esta semana de las brutales golpizas a los manifestantes, los ciudadanos heridos y detenidos por las fuerzas del régimen.

Esos hechos y las imágenes conocidas hace solo un par de días de niños y adolescentes caminando en filas dotados con palos y bates para atacar a los cubanos que aún se atrevieran a manifestar una opinión en contra al régimen, mostraron la verdadera cara de la dictadura comunista.

Según la dictadura, en el malecón de La Habana, donde hace justamente una semana miles de cubanos protestaban en su contra, hoy se habrían congregado unas 100 mil personas, aunque las imágenes mostradas incluso por los propios medios oficiales muestran una masa no muy grande, y ello a pesar de que la mayor parte de los asistentes estuvieron obligados a asistir.

En el evento también estuvo el dictador retirado Raúl Castro, hermano del fallecido tirano Fidel Castro, quienes por medio siglo mantuvieron el poder e implementaron un férreo control y la adopción de políticas comunistas que terminaron llevando al país a una miseria tan dramática y asfixiante que miles de ciudadanos prefirieron lanzarse a un mar infectado de tiburones para huir de la isla en busca de la libertad.