Dictador Daniel Ortega desata su furia: detiene a 4 candidatos presidenciales de oposición

Este martes la policía controlada por el régimen arrestó a los precandidatos Juan Sebastián Chamorro García y a Félix Maradiaga
Detenciones arbitrarias contra precandidatos presidenciales en Nicaragua

El dictador nicaraguense, Daniel Ortega, sigue con su agenda opresora y de detenciones arbitrarias contra precandidatos presidenciales, quienes podrían derrocarlo en las elecciones presidenciales el próximo noviembre de este año, lo que evitaría que el tirano siguiera con su obsesión de perpetuarse en el poder por cuarto mandato consecutivo.

Este martes la policía controlada por el régimen arrestó a los precandidatos Juan Sebastián Chamorro García -primo de otra precandidata arrestada, Cristiana Chamorro Barrios– y a Félix Maradiaga.

La dictadura acusa a los opositores supuestamente de “incitar a la injerencia extranjera en asuntos internos”, “organizarse con financiamiento de potencias extranjeras para ejecutar actos de terrorismo”, entre otros cargos.

Las aprehensiones arbitrarias siguieron en la noche del martes, cuando fueron puestos tras las rejas el dirigente empresarial José Aguerri y la líder de la sociedad civil Violeta Granera, investigados bajo los mismos cargos.

La dictadura comenzó con sus intenciones de poner a todos sus oponentes en una cárcel hace una semana con el arresto domiciliario de Cristiana Chamorro, quien no pertenece a ningún partido, pero sondeos de opinión indicaban un mayor respaldo por parte de la ciudadanía de cara a las elecciones presidenciales.

Es acusada sin pruebas de lavado de dinero a través de la fundación ya extinta que lleva el nombre de su madre, la expresidenta Violeta Barrios de Chamorro.

El régimen también acusa a unos 20 periodistas opositores en esta causa, por lo que también trata de exterminar a la prensa libre e independiente.

La lista del tirano siguió con el exdiplomático Arturo Cruz, precandidato por la Alianza Ciudadana, detenido el pasado sábado 5 de junio tras regresar de Estados Unidos. Es acusado de los mismos cargos de Maradiaga y Chamorro García.

Ortega le hace honor a sus señalamientos de dictador al arrestar a sus oponentes de las próximas elecciones presidenciales. Sus arrestos sin ningún tipo de pruebas se dan en medio de un rotundo rechazo internacional que exige la liberación inmediata de los detenidos.