Maduro detiene al activista de derechos humanos Javier Tarazona, director de ONG Fundaredes

En su más reciente denuncia, la cual presentó ante el Ministerio Público, Tarazona mencionó directamente al exministro de Interior Ramón Rodríguez Chacín, hombre fuerte de la inteligencia del régimen desde 1999
Tarazona fue detenido la tarde de este viernes 2 de julio con otros tres miembros de Fundaredes

El régimen de Nicolás Maduro detuvo la tarde de este viernes al profesor y activista de derechos humanos Javier Tarazona, director de Fundaredes, y a otros tres activistas de la organización.

Luego de que Tarazona presentara ante el Ministerio Público una denuncian por acoso y hostigamiento de hombres armados y funcionarios de la policía política de Maduro, fue detenido de manera irregular en el estado Falcón.

Los funcionarios de la policía política ni siquiera esperaron que Tarazona y sus compañeros de equipo estuvieran lejos del organismo, justo a la salida fueron detenidos de manera forzosa, violentando todos sus derechos delante del propio Ministerio Público, ente que debería garantizar el derecho a la defensa e integridad de estos activistas.

Con Tarazona se encuentran Omar de Dios Santos; el representante de víctimas de desaparecidos en las costas, Jhonny Romero y Rafael Tarazona, quienes fueron trasladados a la sede del Servicio de Inteligencia Bolivariana (Sebin) de Punto Fijo.

Tarazona dirige la ONG que ha estado monitoreando minuciosamente la situación en la regiones fronterizas, los vínculos del chavismo con la guerrilla colombiana, así como con grupos irregulares y criminales que manejan múltiples “negocios” ilegales en Venezuela.

En su más reciente denuncia, la cual presentó ante el Ministerio Público, Tarazona mencionó directamente al exministro de Interior Ramón Rodríguez Chacín, hombre fuerte de la inteligencia del régimen desde el inicio del gobierno del fallecido dictador Hugo Chávez.

Tarazona mostró fotos y evidencias de la relación que existiría entre el exfuncionario y las llamadas “casas de resguardo” de la guerrilla, donde elementos de los grupos subversivos tendrían protección del Estado.

(Información en desarrollo. Más detalles en breve)