La detención de la expresidenta de Bolivia, Jeanine Áñez, generó repudio

En horas de la madrugada funcionarios del gobierno socialista de Luis Arce detuvieron a la expresidenta boliviana, Jeanine Áñez, lo cual desató indignación en una parte de la oposición ante el evidente acto de retaliación.

La persecución política alegando un falso “Golpe de Estado” es uno de los principales elementos denunciados por expresidentes e importantes dirigentes de la oposición, enfatizando que estas acciones ponen en riesgo el orden constitucional en Bolivia.

Estamos en un proceso de persecución política peor que en las dictaduras”, alertó en su cuenta de Twitter Carlos Mesa, quien presidió Bolivia entre 2003 y 2005.

En otro tuit, el también exvicepresidente denunció “el comienzo de un proceso de persecución política, basado en la invención de un ‘caso de sedición y golpe de Estado’”.

Criminalización de la sucesión constitucional democrática

Esas son las imputaciones contra Áñez, que gobernó Bolivia de manera interina entre el 12 de noviembre de 2019, tras la renuncia de Evo Morales, y el 8 de noviembre de 2020, cuando asumió Arce. En concreto, “sedición, terrorismo y conspiración” son los cargos en su contra.

“Luis Arce criminaliza la sucesión constitucional democrática, arrestando a Jeanine Áñez, quien asumió el mando después del fraude, la renuncia y la fuga de Evo (Morales). La sucesión fue reconocida por las Naciones Unidas, la OEA, la Unión Europea y América Latina; y avalada por el Congreso, el Tribunal Constitucional Plurinacional, el Tribunal Supremo de Justicia y las elecciones”, escribió en Twitter el expresidente, Jorge Tuto Quiroga, que gobernó entre 2001 y 2002.

En otro mensaje, Quiroga, que también fue candidato en las últimas elecciones, publicó un video del momento en que Morales anunció en una conferencia de prensa su renuncia “escuchando a los compañeros de la Central Obrera Boliviana y también a la Iglesia Católica”.

Junto al video, Quiroga escribió: “Ante la cacería política, recordatorio: por fraude Evo Morales anula las elecciones y renuncia a la presidencia el 10 de noviembre de 2019. Lo hace a pedido de los trabajadores (COB) y de la Iglesia Católica. No por fábula de ‘golpe’.”