Defensa de Alex Saab exige su liberación ante presuntos vencimientos de plazos

Los abogados argumentan que habrían expirado “todos los plazos de prevención y domiciliación establecidos para cada fase del proceso”
Abogados piden liberación de Álex Saab

Los abogados del comerciante colombiano Álex Saab, señalado como presunto testaferro de Nicolás Maduro, exigieron su liberación, bajo el argumento de que habrían expirado “todos los plazos de prevención y domiciliación establecidos para cada fase del proceso”.

Hoy en día no hay ninguna razón para mantener la detención del solicitante bajo arresto domiciliario, habiéndose agotado todas las líneas de cada fase del procedimiento, así como el plazo máximo para la duración del proceso de extradición”, recalcaron los abogados defensores en un comunicado.

Saab fue detenido en junio del año 2020 en el Aeropuerto Internacional Amílcar Cabral de la isla de Sal de Cabo Verde, por supuestos delitos de blanqueo de dinero y vínculos con los líderes del chavismo sancionados e investigados.

En lo expuesto por la defensa del detenido, ratificaron el vencimiento de los plazos en donde pedían la “liberación inmediata” y afirmaron que el tribunal “ni siquiera respondió a la solicitud de los abogados, ignorando el plazo de cinco días que tenía para hacerlo”.

Una nueva solitud al caso

Los abogados de Saab interpusieron el viernes 9 de julio nuevamente una solicitud en la que exponen presuntas “medidas de coacción, incluida la obligación de permanecer en casa y la prohibición de contactos con determinadas personas”.

Todo esto motivó a la defensa solicitar al tribunal “que ordene la puesta en libertad”.

Relación con Venezuela

Saab, quien es nacido en Colombia y de origen libanés, está detenido por presuntamente haberse enriquecido a través del Comité Local de Abastecimiento y Producción (CLAP), el programa social del régimen de Maduro con el que controlan a los ciudadanos con los alimentos.

Desde 2020 Estados Unidos solicita su extradición, medida que ya ha sido aprobada por la justicia caboverdiana, que espera que se cumplan los últimos protocolos para su ejecución.

El caso ha sido extremadamente polémico, porque el empresario colombiano y el chavismo han movido todas sus baterías y han gastado en una fortuna en tratar de conseguir su liberación o que no le extraditen a EEUU.

El régimen de Maduro hasta llegó a asegurar que Saab era un funcionario diplomático en funciones y que estaba en una misión humanitaria.

El chavismo lo ha hecho ver cómo un héroe nacional, un mártir del “injusto mundo capitalista”.