Como predijo Trump: Retiran la estatua de Thomas Jefferson del Ayuntamiento de Nueva York por “racista”

“Borran la historia, borran la cultura, ahora van a ir por George Washington y Thomas Jefferson”, había advertido hace unos años el entonces presidente Trump, cuando se estaba discutiendo la remoción de estatuas confederadas.

Por Redacción TLP

Después de 187 años en el recinto del Ayuntamiento donde se reúne la Legislatura de la Ciudad de Nueva York, la estatua más importante de Thomas Jefferson del país fue removida por ser considerada “racista”.

Aproximadamente una docena de trabajadores de la empresa Marshall Fine Arts pasaron varias horas quitando cuidadosamente el monumento de yeso pintado de su pedestal dentro de las cámaras del Ayuntamiento y rodeándolo con secciones de espuma y tablas de madera.

Luego bajaron la enorme estructura por las escaleras que conducen a la rotonda del primer piso del edificio con un sistema de poleas y acompañaron al Padre Fundador a salir por la puerta trasera. La estatua edificada en 1833 estará en un sótano por tiempo indefinido, mientras se ultiman los detalles para que sea transferida a la Sociedad Histórica de Nueva York, que planea ponerla en su sala de lectura.

La Comisión de Diseño Público de la Ciudad, dominada con una supermayoría demócrata, votó hace algunos meses para remover esta estatua. En las consideraciones, los concejales demócratas recordaron que Jefferson tenía esclavos en el siglo XVIII y que tenía una visión denigrante respecto a los afroamericanos, a pesar de que tuvo seis hijos con Sally Hemings, una esclava negra que liberó.

La Comisión de Diseño Público de la Ciudad, dominada con una supermayoría demócrata, votó hace algunos meses para remover esta estatua. En las consideraciones, los concejales demócratas recordaron que Jefferson tenía esclavos en el siglo XVIII y que tenía una visión denigrante respecto a los afroamericanos, a pesar de que tuvo seis hijos con Sally Hemings, una esclava negra que liberó.

La advertencia de Trump

En 2017, el país atravesó una fuerte crisis social cuando el grupo terrorista Antifa empezó a derribar estatuas de importantes figuras de la historia de Estados Unidos, ante la desatención de los políticos sobre el tema.

Ese conflicto tuvo su momento de máximo tensión cuando un grupo de derechistas favorables a los Estados Confederados de América se dirigieron a la estatua del comandante secesionista Robert E. Lee para evitar que los Antifa.

Ese 11 de agosto, Trump salió a hablar y dijo que había “gente muy valorable de ambos lados del conflicto“, lo cual fue erróneamente identificado por los medios como un apoyo a los confederados.

Pero en esa polémica conferencia de prensa, Trump dio una advertencia que quedó para la historia: “Si van a derribar la estatua de Lee porque tenía esclavos, ¿Qué hacemos con las estatuas de George Washington? ¿Qué hacemos con las estatuas de Thomas Jefferson, que era un enorme dueño de esclavos?”.

 

Deja un Comentario

* By using this form you agree with the storage and handling of your data by this website.

TE PODRÍA INTERESAR