Colombia no permitirá más bloqueos de vías

El gobierno de Iván Duque no tolerará más los cierres de vías en las manifestaciones y usará la fuerza militar para retirar las unidades de transporte de alimentos usadas para obstaculizar el paso a los ciudadanos, quienes en su mayoría ni se plegaron ni apoyan el llamado paro nacional, protestas puntuales y muy violentas que se registran desde el pasado mes de abril en varias regiones de Colombia.

La reacción del gobierno viene a poner fin a las trancas que ya estaban empezando a afectar a la economía, al impactar directamente en las actividades de los empresarios, trabajadores por cuenta propia y productores del campo, que no sólo eran víctimas de los violentos manifestantes que se empeñaban en cerrar el paso y quitarle el derecho al resto de ir a sus trabajos o de recibir comida, sino también en atacarles si trataban de que se les respetaran sus derechos.

Incluso, los cierres de vías tenían consecuencias potencialmente peores, como el fallecimiento de personas que eran trasladadas a centros de salud y que no as dejaban pasar. Hasta ahora se investiga un hecho de ese tipo, en el que un bebé fue la víctima de las acciones de los manifestantes.

La decisión fue tomada en un consejo de seguridad tras la convocatoria del presidente Iván Duque para evaluar los diferentes bloqueos ilegales que mantienen encapuchados, especialmente, en los departamentos al suroccidente del país: Risaralda, Caldas, Quindío y Valle del Cauca.

El encuentro se realizó el domingo en Pereira, donde asistieron el presidente colombiano, el ministro de Defensa, Diego Molano y los cuatro gobernadores de los departamentos más afectados.

Al cierre de la reunión, el ministro de Defensa, le enfatizó a la prensa local que los bloqueos en las vías públicas son un delito, por lo que tendrán que tomar las medidas necesarias para proceder a despejar las carreteras que afecten a los colombianos que desean salir de sus casas a trabajar con tranquilidad.

Hay una total disposición de la fuerza pública para poder garantizar que esos puntos se desbloqueen para que se garantice la alimentación en el Eje Cafetero y que fluyan en la vía Panamericana, aseguró Molano a la prensa local.

El diálogo fue la antesala a la mesa de negociación entre las autoridades y transportadores que se mantienen en las vías.

Al respecto, resaltó que los diálogos son una herramienta necesaria a fin de buscar una solución de mutuo acuerdo, y de esa forma desbloquear las vías para que fluya la movilidad y el abastecimiento de las ciudades.

Agregó que para el lunes se registran 11 bloqueos en Colombia, sobre todo, hacia el suroccidente del país. Asimismo, mencionó las denuncias realizadas por colectivos sociales que acusan a miembros de una facción de las FARC de ser los protagonistas de los destrozos en la nación suramericana.

Su mensaje fue respaldado por Duque, quien defendió las expresiones pacíficas por algún descontento; sin embargo, condenó los actos criminales de inescrupulosos que bloquean y queman todo a su paso, lo que genera inestabilidad y pobreza en la nación.

Pero de ahí a que pretendan algunos hacer creer que existe un derecho a bloquear vías, a desabastecer familias, a afectar el aparato productivo, a empobrecer, a hacer perder empleos, no lo puede aceptar la sociedad colombiana; son actos agresivos,” concluyó el primer mandatario.