Colombia Petro, Petro…Petrolera

Causaron revuelo al final de la semana pasada las declaraciones del exguerrillero, contador clandestino de fajos de billetes y politiquero Gustavo Petro,

Por Santiago Soto Luna

Causaron revuelo al final de la semana pasada las declaraciones del exguerrillero, contador clandestino de fajos de billetes y politiquero Gustavo Petro, en las que manifestaba a un reconocido diario de nivel nacional que, de llegar a la Casa de Nariño, frenaría la exploración petrolera para promover la transición energética.

Cualquier persona que no entienda totalmente, sino medianamente las finanzas del país, podría tratar de inepto, incompetente o incapaz al candidato de la Colombia Humana, pero más allá de eso, sigue el país entero cayendo en el juego del candidato comunista, que busca por medio de declaraciones públicas con propuestas traídas de los cabellos, seguir generando repetición de su nombre, y poner la campaña electoral por la presidencia 2022 a girar en torno a él, donde cada candidato, tal y como lo hemos visto hasta ahora, más que salir a hacer propuestas, utilizan los espacios para salir a desmentirlo, vieja táctica política, poner a contrincantes y medios a hablar únicamente de él. Petro, por su parte, difícilmente nombra a otro candidato, para no crear percepción de que este es el gallo de pelea que lo enfrentará.

Cualquier persona que no entienda totalmente, sino medianamente las finanzas del país, podría tratar de inepto, incompetente o incapaz al candidato de la Colombia Humana, pero más allá de eso, sigue el país entero cayendo en el juego… Clic para tuitear

Volviendo a las declaraciones del candidato Gustavo Petro, que al parecer sabe contar hábilmente fajos a oscuras, pero no sabe contar los ingresos que genera la industria de los hidrocarburos a la economía nacional, es necesario recordarle las siguientes cifras:

  • Solo en 2019, año previo a la pandemia ocasionada por el Covid19, el aporte fiscal de las empresas de exploración y producción de petróleo y gas, transporte, refinación y distribución de combustibles, más los dividendos de Ecopetrol, totalizaron $26,2 billones (17% de los ingresos corrientes del Gobierno Central).
  • Para el bienio 2021 -2022, el presupuesto del Sistema General de Regalías asciende a 15 billones 427 mil millones, de los cuales 12 billones 289 mil millones son hidrocarburos y 3 billones 137 mil millones por la minería.
  • Actualmente, las exportaciones de hidrocarburos superan el 50%, y son los principales aportantes en materia tributaria del país.

Ahora bien, sí es necesario apostarle a la transición energética, cosa que no se le puede desconocer al gobierno Duque, el cual promulgó una ley que ofrece grandes incentivos en materia tributaria a las compañías que desarrollen proyectos de generación de energía de fuentes renovables, al igual que emitió la Hoja de Ruta del Hidrógeno Verde, que permitirá tener una guía para iniciar de forma seria y responsable el camino hacia la transición.

Sin embargo, a pesar de esta necesaria transición, esta debe hacerse de forma gradual, sin seguir estigmatizando la industria petrolera y minera, pues aunque sectores progresistas no lo acepten, son las compañías de la industria de los hidrocarburos el eslabón entre los lejanos territorios donde se exploran y producen recursos naturales no renovables, y el gobierno nacional, supliendo en muchos casos a este último, construyendo escuelas, vías y realizando jornadas de salud a poblaciones tan alejadas, que de no ser por la presencia de la industria, el gobierno difícilmente podría llegar.

Por otro lado, Gustavo Petro, con ligereza, arremete únicamente contra la exploración y no contra la producción, porque seguramente en su cerrado entender, piensa que los únicos beneficios que genera la industria son las regalías, pero, seguramente, desconoce que los contratos E&P de la Agencia Nacional de Hidrocarburos contienen un componente social cada vez más relevante, motivo por el cual las compañías del sector extractivo están obligadas a realizar inversión social, incluso en periodo de exploración, sin producir aún petróleo o gas; seguramente desconoce también que, en periodo de exploración, las empresas contratan bienes y servicios locales, que van desde vehículos y maquinaria, hasta casino y lavandería; seguramente desconoce el candidato comunista que, por ley, la empresa petrolera contrata mano de obra local, 100% no calificada y mínimo el 30% de calificada. Lo anterior claramente es un dinamizador de la economía territorial, más allá de la limitada visión de Gustavo Petro sobre los ingresos que genera la industria.

Gustavo Petro, con ligereza, arremete únicamente contra la exploración y no contra la producción, porque seguramente en su cerrado entender, piensa que los únicos beneficios que genera la industria son las regalías Clic para tuitear

Desde esta trinchera será la primera y última vez que me refiera a Petro en una columna, para no caer en el juego de generar repetición y recordación de su nombre; incluso si la traída a colación de su nombre es para evidenciar los pobres, populistas y macondianas que son sus intervenciones y sus propuestas. Dios permita que la inconformidad y el voto protesta no lleven a la gente a votar por un rufián populista como el candidato Petro, y que, en cambio, sí lo encaminen a otros miembros de la baraja de candidatos, dentro de la cual, particularmente en esta contienda, hay muchos desconocidos, pero con gran experiencia técnica y conocimiento de la economía del país.

Deja un Comentario

* By using this form you agree with the storage and handling of your data by this website.

TE PODRÍA INTERESAR