Colombia mostró preocupación por desplazamiento forzado de venezolanos

Colombia mostró preocupación por desplazamiento forzado de venezolanos

En horas de la noche de este martes 23 de marzo continuaron los enfrentamientos entre miliares chavistas y algunos disidentes de las FARC
Más de 3.000 venezolanos debieron huir de la zona

El gobierno de Iván Duque manifestó su preocupación este miércoles 24 de marzo por el desplazamiento de más de 3.000 venezolanos hacia Colombia, producto de los fuertes enfrentamientos que se han generado en los últimos días en Apure (suroeste de Venezuela) entre las fuerzas militares del régimen y algunos grupos disidentes de las FARC.

Las autoridades colombianas exhortaron a la comunidad internacional para unir fuerzas y atender a las familias vulnerables que se desplazaron hacia el municipio Arauquita, zona fronteriza con Venezuela.

Aunque a primera hora de la mañana del martes la Alcaldía de Arauquita había informado que eran 1.200 venezolanos que huyeron al municipio colombiano, luego otras fuentes oficiales precisaron que finalmente se trataban de más de 3.000 personas.

El director ejecutivo para las Américas de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, había advertido en un informe publicado a inicios de este año que “los residentes en Arauca y Apure viven con miedo, ya que los grupos armados reclutan a sus hijos e imponen sus propias reglas, amenazan a los residentes y castigan a quienes desobedecen, incluso con asesinatos o meses de trabajo forzado en los campos”.

Vivanco también mostró su preocupación por el desplazamiento forzado reciente de familias venezolanas a territorio vecino.

Continúan los enfrentamientos

Las zonas de combate son El Ripial, La Capilla, El Ocho, Guafitas, La Victoria y la parroquia Urdaneta, de acuerdo con información difundida en primicia el pasado fin de semana por Cima 360 y la periodista Beatriz Galindo, aliados informativos de The Latam Post.

La noche del pasado martes 23 de marzo se escucharon fuertes detonaciones en La Victoria, la cual se encontraba completamente a oscuras por la ausencia del servicio eléctrico.

Fundaredes también corroboró la información y señaló que los guerrilleros comenzaron un ataque al batallón del Ejército de La Victoria.

Denunciaron, además, que el cuerpo castrense chavista aprovechó la situación de vulnerabilidad y saquearon fincas, robaron animales y bombas de aguas; mientras que la FARC estaría promoviendo el apoyo entre los pobladores de la zona.