El ELN debe cumplir con las condiciones exigidas por Iván Duque para avanzar a un diálogo de paz
El gobierno de Iván Duque ha sido bien claro: liberación de todos los secuestrados y cese de acciones criminales, son la condiciones para explorar la voluntad de diálogos de paz con el ELN.
Bajo estas condiciones el Gobierno de Colombia dio aval al Nuncio Apostólico y a Carlos Ruíz Massieu, de la Misión de Verificación de la ONU en Colombia, para intentar establecer diálogos con los representantes del ELN en Cuba.

Estas reuniones, se adelantarían desde hace 17 meses concretándose ya cuatro encuentros, que fueron confirmadas por el Alto Comisionado para la Paz, Miguel Ceballos.

La Iglesia, a través del Nuncio Apostólico Darío Echeverri, anunció que estas reuniones exploratorias recaerían en el padre Luis Mariano Montemayor. Por parte del secretario general de la ONU, la labor corre a cargo del jefe de la Misión de Verificación en Colombia, Carlos Ruíz Massieu.

Según Ceballos, estos funcionarios que “representan el más alto nivel ético y político en el mundo”, han viajado cuatro veces a La Habana, Cuba, en donde se estableció la última delegación de paz del ELN, luego de que no se llegara a ningún acuerdo durante el gobierno de Juan Manuel Santos.

Aún no se ha concretado un encuentro directo

Ceballos preciso que aún no se ha producido un encuentro persona a persona entre los representantes del gobierno colombiano y los del ELN porque el objetivo preliminar es precisamente ir construyendo esos puentes para que esto se produzca.

El Alto Comisionado inició las reuniones con el Nuncio Apostólico a finales de 2019 y vieron la necesidad de sumar a la ONU. Luego de estas reuniones entre los tres acudieron a reunirse con el presidente Iván Duque.

Las condiciones planteadas por el presidente Duque, de liberación de todos los secuestrados y cese de las acciones criminales, han sido el obstáculo, según dijo Ceballos al diario El Tiempo, porque uno de los frentes no tiene voluntad de liberar a Tulio Mosquera, exalcalde del Alto Baudó.

En ese punto, los acercamientos se encontrarían estancados porque no ha habido respuesta, hasta la última reunión el pasado 3 de mayo, por parte del ELN de cumplir estas condiciones.

Duque ha sido bien claro, las puertas para iniciar conversaciones están abiertas, pero debe haber un compromiso del ELN de cumplir estas condiciones.

Supuesta presencia del ELN en protestas complica la situación

La supuesta infiltración de grupos del ELN en las violentas protestas suscitadas en Colombia, desde ya representa otro punto de tranca para avanzar a un posible diálogo.

En marzo de 2016 se planteó la agenda para un proceso de diálogo y el 7 de febrero de 2017 se instaló oficialmente la mesa, pero el ELN no cumplió precisamente con la exigencia de liberar a todos los secuestrados.

Contrario a todos los intentos por la búsqueda de la paz, seis meses después de juramentarse Duque como presidente de Colombia, el 17 de enero de 2019, se produjo el bombazo a la escuela de cadetes General Santander, en el sur de Bogotá.

El carro bomba que estalló ese día causó la muerte del conductor y 22 cadetes de la institución y 70 personas resultaron heridas.

El ELN se atribuyó esta acción terrorista y, como es lógico, el presidente Duque se levantó de la mesa de diálogo y exigió a Cuba la extradición de los miembros del ELN, algo que no se produjo.