Frontera de Chile colapsada por migrantes venezolanos | THE LATAM POST

Frontera de Chile colapsada por migrantes venezolanos

  La localidad chilena de Colchane, la más próxima a la frontera con Bolivia en...
Una nueva crisis migratoria se registra en frontera de Chile

 

La localidad chilena de Colchane, la más próxima a la frontera con Bolivia en la provincia del Tamarugal, se encuentra completamente colapsada ante el arribo de unos 1.600 migrantes venezolanos que huyen de la crisis originada en su país por el régimen socialista de Nicolás Maduro.

Los migrantes venezolanos han ingresado a Chile, que mantienen cerrada su frontera, mediante múltiples pasos ilegales que hay en la zona y están durmiendo en las calles y en la plaza de la pequeña localidad mientras se anotan en una lista que les permitirá tener acceso a servicios básicos y continuar con su camino a otras zonas de Chile.

Muchos de estos migrantes no tienen recursos ni para alimentarse una semana, la mayoría necesita ropa y zapatos, algunos atención médica y orientación sobre las normas que rigen en el país.

Ante el colapso y las informaciones de que más migrantes caminan en esa dirección las autoridades regionales anunciaron que reforzarán las fronteras con efectivos de las Fuerzas Armadas y Carabineros en nuevos puntos de control.

El gobierno regional no va contra los migrantes, sino contra los llamados «coyotes» que controlan la zona fronteriza y les cobran a los venezolanos para dejarles pasar territorio chileno.

El titular de la cartera de Interior de Chile, Rodrigo Delgado, por su parte, comunicó que viajará en los próximos días a la zona, con el fin de «tomar medidas adicionales», justo cuando se emitía formalmente el decreto número 265, el cual comprende la incorporación activa de las fuerzas armadas al resguardo fronterizo en Colchane.

Según el ministro Delgado, con el decreto 265 y a partir de la promulgación de la Ley Migratoria, “no va a ser tan fácil” que las bandas de delincuencia organizada que se dedican al tráfico de migrantes puedan cumplir su objetivo.

Javier García, alcalde de la comuna, cuya población es primordialmente de origen Aymara, detalló que entre los problemas que se están experimentando en su jurisdicción se encuentran el colapso de los recintos sanitarios, el desabastecimiento de alimentos y la toma violenta de las casas de los pobladores.

«Lamentablemente no tenemos infraestructura, no contamos con alcantarillado, no contamos con luz eléctrica, nuestro consultorio está colapsado, hoy atendió a más de 600 personas… estamos frente a una crisis humanitaria severa en la cual el Gobierno Regional y Nacional no le ha dado la importancia que se merece», aseguró el alcalde.

Relató el mandatario local que debido a la desesperación por no conseguir alimentos y el frío que los azota, natural en una zona ubicada a 3.700 metros sobre el nivel mar, varios migrantes han ingresado forzadamente a las viviendas de los pobladores de Colchane.

“No hay una reacción clara de parte del Gobierno para evacuar a las personas a las residencias sanitarias de Iquique y otras ciudades donde si cuentan con la infraestructura y los servicios básicos», denunció.

Mueren dos migrantes en la frontera

Aparte del colapso por el déficit de infraestructura y servicios, la población de Colchane ha entrado en pánico ante el fallecimiento este miércoles de dos de los migrantes que trataban de ingresar a la zona.

Uno de los migrantes era una mujer colombiana que aún no ha sido identificada, mientras que la segunda persona era un venezolano de 69 años, identificado como Ricardo Godefroy Araujo, según reporta Radio Cooperativa.

El hombre, que iba en un grupo de 30 personas, empezó a sentirse mal en el trayecto a Chile en un punto dijo que no podía respirar y que no sentía las piernas, luego se desplomó. Le habrían hecho reanimación cardiopulmonar y respiración boca a boca hasta que se dieron cuenta que estaba sin vida.

El doctor Guillermo Tapia, del Centro Médico de Colchane, no descartó que la muerte haya sido por la COVID-19.

«Lo que refieren algunos de sus acompañantes que tenía una tos persistente con expectoración que se le acentuó más cuando estaba en Colombia, pasando por Bolivia llegando acá a Chile, lo cual se complicó, presentando una descompensación respiratoria, producto también de una deshidratación, ya que no consumió mucho líquido en el viaje», explicó el galeno a la emisora local.