CIDH exigió al régimen liberar a presos políticos

CIDH exigió al régimen de Maduro liberar a presos políticos

La solicitud fue realizada tres días después de ser liberado un grupo de indígenas pemones, acusados hace un año de asaltar un batallón militar
La CIDH exige liberar a los presos políticos

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) exigió al régimen de Nicolás Maduro la liberación de los presos políticos, que, de acuerdo con la lista certificada por la OEA, asciende a 329 personas.

La solicitud fue realizada tres días después de ser liberado un grupo de indígenas pemones, acusados hace un año de asaltar un batallón militar para sustraer las armas que luego esperaban usar en una acción contra el régimen de Maduro, al cual consideran inconstitucional por haber concluido su período gubernamental  y realizado un proceso electoral que no contaba ni con las garantías de transparencia correspondientes ni con el aval internacional.

“La CIDH toma nota de la excarcelación de 12 miembros de la comunidad indígena Pemón el 13 de febrero y exhorta a la inmediata liberación de todas las personas detenidas arbitrariamente”, dijo la institución en Twitter.

El pasado 13 de febrero la dictadura de Maduro excarceló a 12 de los 13 indígenas pemones presos por el asalto a la instalación castrense en el estado Bolívar, cerca de la frontera con Brasil.

El indígena que falta en el grupo, falleció en manos de la dictadura el pasado 3 de enero, tras suplicar durante días que le permitieran atención médica, sin que sus ruegos fuesen atendidos por el régimen. Clic para tuitear

Salvador Franco, detenido por el régimen en diciembre de 2019, murió a causa de tuberculosis y desnutrición. Además, presentaba “síntomas” de COVID-19 y sufrió durante meses de enfermedades gastrointestinales que estaban vinculadas a las pésimas condiciones de centro de reclusión.

Presos arbitrariamente y torturados

En #Venezuela hay 329 presos políticos acusados de diversos hechos, de acuerdo con un reporte que maneja la organización de derechos humanos Foro Penal. Clic para tuitear

De esos 329 presos políticos. 305 son hombres y 24 mujeres, y 206 son civiles y 123 militares. En la lista de presos políticos, hay personas que se mantienen privadas de su libertad desde la época de fallecido dictador Hugo Chávez.

 

 

La OEA certifica la lista del Foro Penal, entre la que hay un menor de edad y varios detenidos que denuncian torturas, como el caso de Josnars Adolfo Baduel, a quien le habrían realizado cinco asfixias mecánicas, descargas eléctricas y otras agresiones que, según sus familiares, le habrían causado el desprendimiento de uno de sus brazos y fuertes dolores en sus testículos.

 

 

Este caso es uno de los más impresionantes de la realidad venezolana, porque Josnars es hijo del general Baduel, quien también se encuentra preso, a pesar de que ya concluyó su condena.

El alto oficial era compadre del fallecido Hugo Chávez y ocupó altos cargos durante su administración: ministro de la Defensa y Comandante del Ejército. Además, fue su mano derecha para mantener en orden el complejo sector militar y fue quien le salvó en 2003 cuando éste había renunciado tras la masacre contra una multitudinaria marcha ciudadana que llegó a los alrededores del Palacio de Miraflores.

En el momento que Baduel comenzó a tener diferencias con Chávez por algunas de las posturas procubanas del fallecido dictador, fue cuando le acusaron de corrupción y diligentemente fue procesado y enviado a prisión, de la que no ha logrado librarse.

Pero la familia Baduel no sólo ha tenido a Josnars y al general como presos políticos, también a Raúl Emilio, otro de los hijos del oficial del ejército, le ha tocado estar varios años en las mazmorras del régimen que ayudó a construir su padre.

En Venezuela durante el chavismo miles de personas han sido detenidas por razones políticas, en todos los rincones del país.  El régimen ha utilizado una táctica conocida como «puerta giratoria», con la que por un lado liberan a un grupo de personas y por el otro, generalmente a los pocos días, apresan más o menos la misma cantidad de excarcelados.​

Los picos más altos se registraron en los años 2014 y 2017, cuando miles de jóvenes salieron a las calles a protestar contra el régimen, que usó la violencia y las detenciones masivas como mecanismo de disuación.