China se niega a abrir las puertas de sus laboratorios

Ante la decisión de la comunidad internacional de investigar al Instituto de Virología de Wuhan, donde se sospecha fue creado el COVID-19, China sigue negándose y obstaculizando las pesquisas.

La tensión en la nación asiática por los ojos del mundo puestos en su laboratorio produjo una reacción que sorprendió a diferentes sectores de la opinión pública, y es que el líder comunista Xi Jinping planteó que se investigara a todos los laboratorios del mundo, es decir, que se tardarían miles de años para llegar a una conclusión.

Y aunque el presidente de EEUU, Joe Biden, se justificó por el cierre de los proyectos de la gestión de Donald Trump para investigar el origen del COVID-19, alegando que le preocupaba la calidad de su trabajo, ha tenido que admitir que sí es necesario conocer cómo se originó la pandemia que durante casi dos años ha tenido sometido al mundo entero.

Al respecto, China expresó que a la Casa Blanca “no le importan los hechos o la verdad, ni le interesa un rastreo científico serio del origen”.

En ese sentido, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores chino, Zhao Lijian, pidió a EEUU que también debe abrir sus laboratorios al mundo y cooperar con la Organización Mundial de la Salud (OMS), a fin de determinar la causa inicial del brote de la pandemia que ha dejado unos tres millones y medio de muertos en el planeta.

No le importan los hechos y la verdad, ni le interesan los hechos, ni el rastreo de origen científico serio, pero quiere utilizar la epidemia para participar en la estigmatización y la manipulación política, y eludir la responsabilidad”, aseguró Zhao respecto a EEUU.