Chile vuelve a deportar venezolanos

El miedo y la pesadilla de los venezolanos en Chile vuelve a hacerse realidad con las continuas deportaciones de ese gobierno hacia la dictadura de Nicolás Maduro.

Este fin de semana, la administración de Sebastián Piñera regresó a la pobreza extrema a 56 venezolanos, señalados de estar vinculados a la delincuencia organizada o que ingresaron de forma irregular a territorio chileno.

Los migrantes venezolanos fueron obligados a regresar a su país de origen desde el Aeropuerto de la capital, Santiago, para luego realizar una escala en la norteña ciudad de Iquique, y desde allí fueron trasladados a Caracas.

Las expulsiones han sido cuestionadas por organizaciones de defensa de migrantes y expertos de derechos humanos de la Organización de las Naciones Unidas, ya que, de acuerdo a sus declaraciones, los ciudadanos “tienen derecho a una evaluación individual de sus casos y a quedarse en el país mientras se considera su situación migratoria”.

Por su parte, el Instituto Nacional de Derechos Humanos interpuso cuatro recursos de amparo a favor de inmigrantes venezolanos, invocando el derecho de reunificación familiar.

Recientemente, la Corte de Apelaciones de Santiago obligó a Piñera a frenar la expulsión de una ciudadana venezolana por no haberle otorgado “el plazo razonable para preparar su defensa y responder adecuadamente, ni la oportunidad para producir y refutar pruebas”.

Más de 200 extranjeros deportados

La nueva política de migraciones de Chile ha expulsado a 249 extranjeros, en su mayoría venezolanos.

El 11 de febrero 138 migrantes, entre colombianos y venezolanos, fueron obligados a salir del país, mientras que el 25 de abril 55 venezolanos regresaron a la dictadura.

Con la nueva ley de migraciones aprobada en abril, reprochada por organismo internacionales y ONG por violar tratados internacionales de protección a refugiados, Piñera pretende deportar a unos 1.500 extranjeros este año.