Chile expulsará a más de 100 migrantes venezolanos
Los migrantes venezolanos irregulares serían sacados en 15 vuelos militares

 

Chile expulsará este miércoles a más de un centenar de migrantes, en su mayoría venezolanos, que la semana pasada ingresaron a ese país de manera irregular tras caminar durante días por varios países y exponer sus vidas en peligrosas rutas para tratar de llegar donde pudieran salvarse de la hambruna y la crisis humanitaria compleja que vive Venezuela.

Los migrantes, a los que habían trasladado a la ciudad Iquique -cercana a la frontera con Bolivia- con la promesa de que los ayudarían y reubicarían, serán enviados en un avión de la Fuerza Aérea chilena que hará escala en Colombia y en Venezuela.

«El vuelo sale mañana muy temprano», anunció el ministro de Interior, Rodrigo Delgado, desde Colchane, la ciudad fronteriza chilena que ha colapsado con la llega de los miles de migrantes venezolanos, quienes ingresaron desde Bolivia.

Del centenar de expulsiones, sólo 11 corresponde a «motivos judiciales», según precisó el funcionario.

15 vuelos para la expulsión de migrantes

La política de expulsión será sostenida por el gobierno chileno, que ya habría licitado 15 vuelos para retornar a los migrantes irregulares que buscan refugio en esa nación.

“Hay que dar una señal muy clara: las personas que quieran ingresar a Chile por pasos irregulares, las personas que quieran o pretendan ingresar a Chile de manera clandestina, se van a encontrar con un proceso de expulsión”, señaló el ministro.

A través de los pasos fronterizos entre Bolivia y Chile, en enero habrían cruzado de manera irregular unos 3.600 extranjeros, quienes cumplían u proceso de autodenunciarse para que les permitieran mantenerse en el país hasta que se acordara su expulsión, que solía se un procedimiento que tardaba varios años.

Por Colchane han ingresado más de 1.500 migrantes, de los cuales dos murieron la semana pasada un poco antes de ingresar a la población. Uno era  un venezolano de 69 años, la otra una mujer colombiana.
Tras esos fallecimientos, el pequeño pueblo fronterizo entró en pánico y exigieron al gobierno nacional que militarizaran la frontera para detener los pasos irregulares por las múltiples trochas que hay en la región.
Los pobladores empezaron a denunciar casos de tomas de viviendas, robos y colapso de las calles, donde los migrantes de habían ubicado para pasar las noches a un clima que en ocasiones puede bajar a menos 0. Denunciaban, además, que la cantidad de migrantes era mayor que los habitantes de la zona.

La militarización fue hecha casi de manera inmediata y el gobierno decidió reforzar los puntos de control en la zona y poner en funcionamiento, en coordinación con Bolivia, drones de vigilancia en la frontera.

En Chile hay cerca de 500.000 venezolanos que llegaron desde 2014, con la segunda ola migratoria de Venezuela, país del que ha huido más de 5 millones de venezolanos para poder salvar sus vidas y sobrevivir al hambre y la miseria causada por el régimen socialista.