Los candidatos favoritos de las elecciones de Ecuador
Elecciones con dos candidatos favoritos

 

Aunque 16 candidatos están en la carrera por la presidencia de Ecuador, las últimas encuestas de intención de voto difundidas previo a las elecciones de este domingo, han dado 5 nombres clave para electorado ecuatoriano  y dos que realmente se disputarán el cargo.

Cada uno tiene características y personalidades particulares, ninguno se parece a otro y sus propuestas también son disímiles.

Aunque tres aspirantes tienen claro que no ganarán, el apoyo que consigan sí podría marcar los números que obtendrán las dos opciones principales, encarnadas por el empresario Guillermo Lasso y el candidato correista Andrés Arauz, quienes tiene casi seguro que irán a una  segunda vuelta para definir la elección.

Los cinco nombres que destacan entre los 16 candidatos que se disputan la presidencia son:  Andrés Arauz, candidato del socialismo del siglo XXI  apoyado por Rafael Correa;  el empresario liberal Guillermo Lasso, con amplia experiencia en el mundo empresarial y político; el líder indígena  Pachakutik, Yaku Pérez; el emprendedor socialista debutante en política,  Xavier Hervás; y  el expresidente y militar de visión nacionalista, Lucio Gutiérrez.

Uno de los aspirantes tendrá que obtener al menos 40% de los votos y, a la vez, sacar una diferencia de 10% al segundo. De lo contrario, podría ser necesaria una segunda vuelta ante la cercanía del favoritismo entre los dos principales candidatos.

El escenario no es fácil para ningún candidato, porque la pandemia ha impedido el desarrollo de una campaña política como las tradicionales y aún no hay certeza sobre el comportamiento de los ciudadanos en cuanto a participación con medidas de bioseguridad.

Pese a que el sufragio en Ecuador es obligatorio, se prevé que se registren altos datos de votos en blanco y nulos. Esto debido al cansancio que sentirían los electores ante la crisis económica que atraviesa el país y el papel de los políticos.

La incertidumbre crece también en cuanto al rumbo que tomarán los ecuatorianos: ¿tegresarán al camino del desarrollo y la prosperidad o seguirán el destino de Venezuela y se hundirá con políticas socialistas que destruirán su economía?

 

Andrés Arauz

Con 35 años de edad, Andrés Arauz es el candidato apadrinado por el expresidente socialista Rafael Correa, perseguido por la justicia ecuatoriana. Representa al Movimiento Unión por la Esperanza (UNIES) y pertenece al movimiento Revolución Ciudadana, creado por el expresidente Rafael Correa cuando rompió con Alianza País por disputas con el actual presidente, Lenín Moreno.

Su mayor fortaleza y al mismo tiempo debilidad es precisamente que Correa apadrina su candidatura y la del aspirante a vicepresidente, Carlos Rabascall, una fórmula electoral denominada «binomio por la esperanza».

El aspirante ha dicho que de resultar electo, Correa será su asesor. Sus detractores están seguros de que el papel del expresidente irá mucho más allá; realmente será quien manejará el poder a su antojo.

A nivel económico sus propuestas son sorprendentes, y no por representar oportunidades para el desarrollo de Ecuador, sino porque son prácticamente la copia al carbón de las medidas que el chavismo utilizó en Venezuela para hundir en la miseria al que hace cinco décadas el país más rico y desarrollado de la región.

Con el poder en las manos de Arauz, la autonomía del Banco Central desaparecerá y los recursos de respaldo que están en la institución va a ser usada para gasto social, gasto corriente y financiamiento de microemprendedores.

La más insólita de sus propuestas económicas es el bono de mil dólares (sin precisar el impacto que eso tendrá en la econmía) que ofrece pagar a un millón de familias durante la primera semana de su eventual gobierno. Los analistas sostiene que eso va más allá de ser una medida populista, podría ser visto realmente como una compra de votos, porque un millón de personas pueden decidir los resultados en una primera vuelta.

Justamente que la situación se decida en una primera vuelta es la opción que busca Arauz, pues al pasar a una nueva cita enfrentando solo a Guillermo Lasso, su surte como favorito podría revertirse, más cuando en las últimas semanas ha sido destapada la olla del supuesto aporte de recursos de guerrilleros del ELN a su campaña.

Gillermo Lasso

El candidato liberal conservador Guillermo Lasso, del Movimiento Político Creando Oportunidades (CREO), es un conocido banquero ecuatoriano con amplia trayectoria tanto en el mundo empresarial como en el político.

Es la tercera vez que se postula para la presidencia del país. En 2013 perdió perdido contra Rafael Correa, y en 2017 contra Lenín Moreno.

Lasso defiende la dolarización, que ha sido la herramienta más efectiva que hasta ahora han tenido los ecuatorianos para evitar que los gobernantes socialistas acaben con los recursos de los ciudadanos.

Se comprometió a eliminar el Impuesto al Valor Agregado (IVA), el Impuesto a Activos en el exterior y el Impuesto a la Renta sobre herencias, legados y donaciones, con lo que se replantearía la dimensión del Estado, buscando hacerlo más pequeño (menos burocracia y menos gasto público) pero más eficiente y ocupado de áreas específicas, permitiendo que el sector privado, mediante la iniciativa de la gente preste servicios y ofrezca soluciones de manera más efectiva que la administración pública.

Su plan de gobierno estará enfocado a atraer la inversión extranjera para así generar empleo cada vez mejor remunerado.

También promete establecer un salario base de 500 dólares por mes, y  aumentar la producción de la industria petrolera ecuatoriana para sacar el máximo provecho de ese sector mientras aún sigue existiendo y dominando la era de petróleo.

Yaku Pérez

Yaku Pérez, del movimiento Pachakutik, representa a los sectores indígenas y ecologistas del país. Fue prefecto de la provincia ecuatoriana Azuay, etapa en la que mostró su visión política. Luchar a favor de preservar el agua y contra la minería.

Pérez se considera de una izquierda flexible y abierta, basada en el comunitarismo. Se opone al Gobierno de Lenín Moreno, pero también al de Rafael Correa. Estuvo en contra de la Ley de Minería aprobada en 2009, durante el gobierno de Correa, cuando fue detenido cinco veces.

En las pasadas elecciones, incluso, apoyó a Guillermo Lasso frente a Moreno, argumentando que era  «preferible un banquero que una dictadura».

Propone prohibir toda actividad minera y limitar las concesiones para la producción de petróleo.

Xavier Hervas

Es el más nuevo en el mundo político y ha sorprendido al conseguir aceptación entre los ciudadanos. Aunque es abiertamente de izquierda, su discurso está basado en la antipolítica y en crear conexiones emocionales con los electores.

Se muestra como un ejemplo de superación y éxito en el mundo de los negocios, con lo que espera inspirar a miles de ecuatorianos a buscar en el emprendimiento su futuro.

Propone eliminar todo gasto innecesario como la propaganda gubernamental, crear un fondo macroeconómico para enfrentar los momentos de crisis, trabajar con los parámetros del gobierno abierto, sancionar los casos de corrupción y abuso autoridad  y mantener la rigurosidad en la fiscalización de las obras públicas.

También promete alianzas de los sectores público-privado, mejoras en hospitales públicos y suspender las futuras concesiones de explotaciones petroleras.

Lucio Gutiérrez

El militar Lucio Gutiérrez es candidato del Partido Sociedad Patriótica. En 2003 llegó a la Presidencia, después de protagonizar la caída de Jamil Mahuad. Fue derrocado en 2005 5 luego de varias polémicas relacionadas con la justicia. Actualmente participa en su cuarta postulación.

El pasado mes de enero aseguró que busca nuevamente la presidencia por la grave situación que atraviesa Ecuador.

«Porque soy el mejor candidato, el único que tiene experiencia, y exitosa, para gobernar», aseguró.

Su plan de gobierno busca convertir a Ecuador en un centro logístico financiero internacional. También buscará bajar las tasas del interés al 3% o 4%, para que las empresas accedan a créditos baratos y generen nuevos empleos.

Propone una megaconsulta popular para redactar una nueva Constitución y nuevas leyes. Considera que esto le permitirá recuperar a Ecuador recuperar las tres ramas del Estado, la Ejecutiva, la Legislativa y la Judicial.