En los últimos años en Trinidad y Tobago se han conocido múltiples casos de mujeres venezolanas que han sido víctimas de violencia de género, algunas han sido asesinadas por sus parejas; otros casos de mujeres a la que las contactan en Venezuela bajo engaño y les ofrecen trabajo para luego explotarlas en centros de prostitución. También ha habido casos de mujeres que han sido secuestradas por redes internacionales de trata de blanca que luego las venden.