Bukele y Chávez: Entre Profetas y Dictadores

Bukele vuelve a dar de qué hablar al mundo, sobre todo al Director de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco

Por Fabricio Guerrero Velez
Bukele y Chávez: Entre Profetas y Dictadores

Bukele vuelve a dar de que hablar al mundo, sobre todo al Director de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, en vista del alarmante control de diversas instituciones por parte de Nayib Bukele. Según Vivanco, Bukele superaría a Chávez en la velocidad que “desmantela” las instituciones democráticas y por como todos los poderes responden a una sola persona.

Las habilidades de comunicación política de Bukele son algo a envidiar inclusive para la oposición. Su carisma y el “nuevo aire” que representa le han dado la aceptación de la ciudadanía después de romper con el bipartidismo que vivía El Salvador. Sin embargo, la comparación con Chávez nace de su relación con la prensa, organismos internacionales y la concentración de los poderes del Estado.

Empecemos con el control del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela. En 2004 Chávez tomó el control del Tribunal, lo mismo que Bukele con la Corte Suprema en 2021 ¿Cuál es la diferencia? Bukele le tomó 3 años menos que a Chávez. La decisión fue duramente criticada y tildada de autoritaria, aun así, el sarcasmo es la respuesta del mandatario ante dichas acusaciones.

Los límites de la reelección presidencial han sido objetivo para violentar de políticos como Rafael Correa, Evo Morales, Hugo Chávez, y ahora, Nayib Bukele. ¿Por qué? En vista a lo resuelto por la Sala de lo Constitucional dejando sin efecto la espera de 10 años tras dejar el cargo de presidente para poder competir por la reelección. Es decir, ahora Bukele no tendrá por qué esperar al 2034, el 2024 está a su disponibilidad.

Recordemos que la Corte Interamericana de Derechos Humanos ya se ha manifestado sobre la reelección indefinida respondiendo a la opinión consultiva presentada por Colombia en referencia a “la figura de la reelección presidencial indefinida en el contexto del Sistema Interamericano de Derechos Humanos”. La respuesta del tribunal resaltó que, si bien los Presidentes son electos por la mayoría representativa, “uno de los objetivos principales” de la democracia es el derecho de las minorías, sin la misma no podríamos hablar de un Estado de Derecho. Por lo tanto, La Corte claramente declara que “la reelección presidencial indefinida es contraria a la Convención y Declaración Americana”.

Bukele domina el poder Ejecutivo, mantiene una mayoría aplastante en el poder Legislativo y destituyó y reemplazó a los 5 miembros de la Sala Constitucional de la Corte Suprema. Con la Democracia en El Salvador siendo amenazada por un poder absoluto ¿Cómo actuará la comunidad internacional?

Cuando el agua ha empezado a hervir, apagar el fuego ya no sirve de nada.Nelson Mandela

 

Deja un Comentario

* By using this form you agree with the storage and handling of your data by this website.

TE PODRÍA INTERESAR