Biden le meterá la mano en el bolsillo a los ciudadanos con aumento de impuestos

Esta planificación fiscal está en concordancia con la voluntad expresada por los legisladores demócratas, que son mayoría en la Cámara de Representantes y el Senado, lo cual asegura su continuidad
Biden espera recaudar 2 billones de dólares en impuestos para el Plan Americano de Empleo

El Plan Americano para el Empleo que impulsa el presidente de EEUU, Joe Biden, significa una importante subida de impuestos para poder recaudar unos 2 billones de dólares, que el exmandatario prevé invertir esencialmente en empleo, infraestructuras e inversiones verdes.

Biden espera una poderosa recaudación tributaria a través del denominado Plan Americano para el Empleo.
Esta planificación fiscal está en concordancia con la voluntad expresada por los legisladores demócratas, que son mayoría en la Cámara de Representantes y el Senado, lo cual asegura su continuidad.

Impuestos para invertir

El llamado Plan Americano para el Empleo contempla las siguientes medidas referidas a la tributación empresarial:

  • El tipo de referencia del Impuesto de Sociedades subiría del 21% al 28%.
  • Se aplicaría un “suelo” efectivo del 15% en el Impuesto de Sociedades.
  • Acabar con la regla que permitía repatriar beneficios obtenidos en el extranjero a cambio de abonar una tasa reducida del 10%.
  • Eliminar la deducción del Impuesto de Sociedades que prima el registro o transferencia de propiedad intelectual al país estadounidense.
  • Reducir la aplicabilidad de las deducciones del Impuesto de Sociedades para las empresas de energía que trabajan con combustibles fósiles.

En paralelo, avanzará el llamado Plan para las Familias Americanas que suma otra serie de propuestas recaudatorias orientadas a endurecer la tributación de diversos escenarios fiscales:

  • El tipo superior subiría del 37% al 39,6%.
  • La fiscalidad de las rentas del capital, que actualmente contempla tipos del 0%, 15% y 20%, pasaría a replicar la tarifa de las rentas del trabajo (que va del 12% al 37%) para aquellas personas que obtengan más de un millón de euros por esta vía.
  • Endurecer la fiscalidad referida a la transferencia de activos financieros en caso de herencia por causa de muerte, por encima de un mínimo exento de un millón de dólares.
  • Introducir un recargo del 3,8% en las rentas de más de 400.000 dólares generadas por vehículos de inversión o beneficios empresariales.
  • Lea también: Biden cumple su promesa y otorga estatus de protección temporal a venezolanos

Dos importantes billones de dólares

La Oficina Presupuestaria del Congreso contempla que la subida impositiva supondría 2 billones de dólares. Un aumento importante que aliviará la delicada situación macroeconómica, originada por la pandemia del COVID-19 que impacto negativamente la producción y el empleo.

El plan que Biden ha manifestado es orientar estos recursos adicionales a un “plan de infraestructuras” y a “inversiones verdes”, que constituyen una gran preocupación para el presidente.

La Oficina Presupuestaria del Congreso ha precisado que aunque será una importantísima y valiosa entrada de dinero vía tributos, también ha sido clara en insistir que el retorno de tales inversiones públicas es un 50% inferior que el de las inversiones privadas y que el impacto neto será un 33% inferior de lo planteado, puesto que los gobiernos estatales y locales reducirán ciertas partidas para aprovechar el repunte del gasto federal y aliviar sus propios planes de gasto.