Barçagate: Cómo se descubrió la trama que averguenza al Fútbol Club Barcelona

El "Barçagate" ha traído más detenciones en el Fútbol Club Barcelona en la medida que avanza el balón de las investigaciones
La policía autonómica de Cataluña detuvo a Bartomeu, Masferrer, Grau y Ponti

La detención de Bartomeu, que se ha producido en su domicilio de Barcelona, respondería a una decisión directa de los Mossos, pues la jueza que lleva la investigación solo ha ordenado entrada y registro en las oficinas del Fútbol Club Barcelona.

Desde primera hora de la mañana los agentes del Área Central de Delitos Económicos de la División de Investigación Criminal han efectuado registros en las oficinas del club catalán en búsqueda de información.

El Barcelona emitió una nota aclaratoria sobre este suceso, participando su colaboración con la investigación, y su respeto al proceso judicial y al principio de presunción de inocencia.

Un caso con gol en contra

El “Barçagate” viene ocupando titulares de los medios de comunicación desde febrero de 2020, cuando se hizo pública la contratación por parte del Barcelona de varias empresas encargadas de monitorizar las redes sociales.

Estas compañías, a través de centenares de perfiles falsos, generaban estados de opinión favorables al club, a la vez que difamaban a personalidades públicas de interés, exjugadores e incluso algunos futbolistas actuales del club.

En la lista de estas empresas de redes sociales investigadas, están: I3 Ventures SL, NSG Social Science Ventures SL, Tantra Soft SA, Digital Side SA, Big Data Solutions SA y Futuric SA.

Por este caso, Josep Maria Bartomeu tuvo que depurar responsabilidades y disculparse en el vestuario, ya que jugadores como Gerard Piqué y Leo Messi se encuentran entre los afectados.

Este caso de manejo a conveniencia de las redes sociales le ha costado el cargo a otros directivos, que decidieron dimitir ante la gravedad del desvío de fondos que supuso la contratación de estas empresas.

Corrupción en las redes sociales

Una de las renuncias más polémicas ha sido la del vicepresidente Emili Rousaud, que deslizó que alguien había «metido la mano en la caja» por lo que él consideraba un pago que estaba fuera de mercado.

La cantidad invertida por el club para esta campaña en las redes fue de un millón de euros, cifra que suponía un claro sobrecosto respecto a su valor real. Clic para tuitear

Rousaud aseguró que las facturas del contrato con la empresa I3 Ventures se habían abonado de manera fraccionada para evitar los controles internos del club, pues aquellas que no superan los 200.000 euros no tienen la necesidad de ser aprobadas por la Junta azulgrana.

Estas declaraciones provocaron la reacción de ocho socios culés, pertenecientes a la plataforma de aficionados ‘Dignitat Blaugrana’, que decidieron denunciar al club y a los implicados por el presunto delito de administración desleal y corrupción entre particulares.

El Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona investiga el caso bajo secreto sumarial, tras admitir a trámite la denuncia de estos socios.

Así que el “Barçagate” promete seguir rebotando por el engramado de la justicia con más detenidos y polémicas acerca del uso de las redes sociales.

Barçagate: Cómo se descubrió la trama que averguenza al Fútbol Club Barcelona Clic para tuitear

Elija a The Latam Post como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.