Victor Maldonado

Liberal en la Economía y Conservador en Política. Consultor Político, Analista Organizacional, Bloguero y Articulista de Opinión. Profesor Universitario, Radio Host en @RCR750, con su programa “Aquí se Habla Libertad”. Yutuber con su serie “Aquí no se toma ron."

La gerencia: Todo a la vez

La actividad directiva puede resultar odiosamente incomprensible. El cruce constante de roles y la necesidad de atender problemas tan diversos como los que atañen a los recursos humanos en comparación con las normas técnicas, vuelven al gerente un sujeto supuestamente poco confiable, porque nunca se sabe en qué onda anda. Peter Drucker solía decir que por eso la primera obligación de los seguidores era el saber acompasarse con sus líderes. Quería significar con esto que por lo general no convenía afectar sus rutinas sin antes entender cómo organizan su agenda y sus actividades, para poder insertarse en ellas sin demasiados riesgos. Pero ese acertijo es sólo parte del problema. También ocurre que los gerentes tienen sus momentos. Algunos, por ejemplo, entran en “la dimensión mística” y comienzan a comportarse como Budas organizacionales, y otros se contactan con el más duro conductismo y comienzan a repartir indiscriminadamente estímulos intermitentes. Los hay de todos los estilos, desde los más “new age” hasta los más encarnizadamente despóticos. Por lo tanto, hay que testear el momento autoritario del líder para acertar cuan conveniente es una propuesta o un desafío programático. La complejidad del rol es real porque la gerencia exige realizar muchas actividades a la vez. Mintzberg trató de armonizar las aproximaciones parciales de sus colegas: “Es controlar y hacer, acordar y pensar, dirigir y decidir, y más…”. Del mismo autor se recuerda la organización de todas estas tareas en tres conjuntos de roles, los interpersonales, los informativos y los asociados a los procesos de toma de decisiones. En aquel