Amnistía Internacional revela cifras de crímenes de la dictadura de Maduro
El informe anual de la ONG señala nuevos casos de torturas, crímenes ilegales y desapariciones forzadas

El verdadero rostro del régimen de Nicolás Maduro quedó expuesto una vez más. Un nuevo informe de Amnistía Internacional (AI) reveló las cifras de terribles crímenes cometidos por la dictadura, como ejecuciones extrajudiciales, detenciones arbitrarias, uso excesivo de la fuerza y torturas.

La violación de los derechos humanos y la desaparición forzada de personas detenidas arbitrariamente también se destacan en la publicación de la  organización.

El informe de AI reseña datos de la ONG venezolana Foro Penal, que afirma que hasta octubre de 2020 se habían reportado 413 detenciones por motivos políticos, mientras que la cifra en abril de este año asciende a 320.

Este tipo de aprehensiones aumentó tras la declaración del estado de alarma por la pandemia de coronavirus en marzo de 2020.

Las fuerzas policiales chavistas detuvieron a 12 profesionales de la salud que criticaron públicamente el mal manejo de la pandemia. AI afirmó que los médicos sufrieron detenciones breves y, posteriormente, restricciones.

Muertes ilegales y desaparición forzada

Amnistía responsabilizó directamente a las fuerzas policiales de la dictadura de las muertes ilegales, al tiempo que recordó un informe publicado en 2020 por la oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, el cual detalla que se registraron al menos 2.000 muertes en operativos de las fuerzas de seguridad chavistas durante el año pasado.

La dictadura descargó su desprecio a los detenidos por motivos políticos, a quienes sometió a largos períodos de incomunicación, como los casos de los congresistas Renzo Prieto y Gilber Caro.

“Continuaron llegando informes sobre el uso de la tortura para obtener confesiones o declaraciones incriminatorias. La OACNUDH documentó 16 casos en los que se denunciaba el uso de métodos tales como palizas, descargas eléctricas, asfixia y violencia sexual», describe el informe.

La impunidad en estos casos siguen siendo la norma en los casos registrados, asegura el organismo internacional.

Estallido social

La crisis profunda se agudizó con la llegada de la pandemia; a ello se le suman los bajos salarios, precios dolarizados y la falta de atención médica, por lo que los venezolanos cansados del régimen salieron a protestar, lo que produjo detenciones arbitrarias y más opresión.

Según datos de la ONG Observatorio Venezolano de Conflictividad Social, más de 9.000 protestas se registraron contra la dictadura de Maduro.

Agrega que 400 de esas protestas han sido reprimidas por la Policía, el Ejército y grupos paramilitares que operan en nombre del régimen.

Libertad de expresión coaccionada

Según la organización de la sociedad civil Espacio Público, entre enero y agosto de 2020 se registraron más de 747 ataques contra la prensa y periodistas, incluidos actos de intimidación, ataques digitales, censura, detenciones arbitrarias y agresiones físicas, reseña el informe.

Los PASI de la dictadura

Los Puntos de Atención Social Integral (PASI), donde fueron ubicados más de 90.000 venezolanos que regresaron al país para cumplir la cuarentena obligatoria, no cumplían con las medidas básicas de bioseguridad, advierte AI.

Las condiciones de los PASI eran precarias y, en muchos casos, incumplían los protocolos de la Organización Mundial de la Salud. Se tuvo información de que los centros, por ejemplo, carecían de agua potable, alimentación adecuada y acceso a asistencia médica, señala el informe.

AI, además, pone en duda las cifras de las muertes y contagiados por COVID-19 que anuncian las autoridades chavistas.

«El personal médico y de salud no disponía de equipos de protección individual ni de medidas adecuadas de protección contra la COVID-19. Muchas de las personas que expresaron su preocupación por esta cuestión fueron detenidas y criminalizadas», resaltó la ONG.